IAAPP

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN ASTRONÓMICO Y AEROESPACIAL PEDRO PAULET

Noticias

INTRODUCTION TO SPACE MISSION DESIGN

Los invitamos a la transmisión en vivo que se realizará el día de mañana, viernes 31 de diciembre a horas 9:00 am, para compartir con ustedes el tema: INTRODUCTION TO SPACE MISSION DESIGN, tendremos como invitado al Msc Robert Perea Tamayo, quien será ponente de este importante e interesante tema.¡NO SE LO PIERDAN!

Miguel Rojas, el niño venezolano que recibió una certificación de la NASA por descubrir un asteoride que orbita entre Marte y Júpiter

Cuando se logren conocer todas las características de este nuevo cuerpo celeste rocoso, el joven de 13 años podrá colocarle el nombre que desee.

Miguel Rojas, el niño venezolano que recibió una certificación de la NASA por descubrir un asteoride que orbita entre Marte y Júpiter
El niño Miguel Rojas investiga desde su casa, en Barquisimeto, Venezuela

El trabajo de investigación de Miguel Rojas, un niño venezolano de 13 años de edad, ha sido certificado en un programa apoyado por la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de EE.UU. (NASA), por el descubrimiento de un asteroide que orbita en el sistema solar, entre los planetas Marte y Júpiter.

Este joven apasionado por la astronomía, nacido en el estado Lara, al occidente de Venezuela, hizo el descubrimiento en abril de este año y su hallazgo fue reconocido hace días por el observatorio Pan-Starrs del Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawaii y la Universidad Hardin Simmons, a través de la Campaña Internacional de Búsqueda Astronómica (International Astronomical Search Collaboration, IASC, por sus siglas en inglés) que acompaña la NASA.

Imagen del certificado entregado a Miguel Rojas

“Con mucha emoción, les comparto el reconocimiento que me ha hecho llegar la NASA, mi descubrimiento preliminar ahora es provisional, es decir, la NASA ya certificó que he descubierto un asteroide. Su nombre temporal es 2021GG40″, explicó Miguel en una publicación que realizó en sus redes sociales.

RT conversó con Miguel —con autorización de sus padres— para conocer más sobre lo que le apasiona, los detalles del hallazgo y cómo fue el proceso que lo llevó a obtener el reconocimiento de la NASA y las instituciones académicas.

“Toda la vida me ha gustado la astronomía”

Miguel es un chico agradable y educado, con mucha confianza en sus pensamientos y palabras, sobre todo cuando habla de lo que más le apasiona: la astronomía. “Toda la vida me ha gustado, desde muy pequeño, desde que tengo conocimiento, he sabido que me he querido dedicar a esto”, comenta.

“También tengo que decir que como un niño de 13 años también me encantan las películas, como las de Star War, las de superhéroes y las de acción”, añade Miguel, a quien también le gusta leer y le apasiona investigar, explorar y obtener nuevos conocimientos.

Los primeros libros que le interesaron fueron enciclopedias del espacio y del sistema solar. “Cuando los leo, aumenta mi interés por conocer más y profundizar en el maravilloso mundo de la ciencia y la astrofísica”, explica.

El camino de Miguel hacia el descubrimiento del asteroide se inició a través del Programa Órbita CI 130, que se dedica a la identificación temprana, diagnóstico, tutoría y asistencia integral especializada para niños y jóvenes con altas capacidades, alto rendimiento y superdotación.

Fue esta organización la que invitó a Miguel a que participara activamente como explorador en la campaña de búsqueda de asteroides que organiza la IASC y que se desarrolla alrededor del mundo.

¿Cómo fue el descubrimiento de Miguel?

“Gracias a que formo parte de esa fundación
participé en esa campaña de búsqueda de asteroides y a través de ahí fue que logré descubrirlo“, explica Miguel, que indica que para hacer el hallazgo se requiere de mucha paciencia, enfoque y cumplir con los requerimientos.

“Es todo un proceso, primero uno se inscribe en la campaña de búsqueda de asteroides, que es organizada por la IASC. Luego, uno debe buscar las imágenes que toma el telescopio Pan-Starrs de la Universidad de Hawaii”, explica.

Las fotografías, añade, “son de un lugar en el sistema solar, entre el planeta Marte y Júpiter, que tiene muchos asteroides y mi deber como miembro de esa campaña es descargarlas, analizarlas y todo lo que vea debo colocarlo en un reporte escrito que envío a la coordinación de la IASC. Luego, un astrónomo profesional compara mi reporte escrito con una base de datos y ahí determinan si hay un posible nuevo asteroide o no”.

Imagen con la ubicación del asteroide descubierto por Miguel Rojas

El reporte de Miguel ha pasado ya dos fases, la primera fue cuando el primer astrónomo catalogó su reporte como un ‘Descubrimiento ‘Preliminar’; y la segunda se produjo cuando expertos de varios observatorios analizaron nuevamente el informe y verificaron que sí se trata de un nuevo aporte.

“Varios observatorios estudian esa sección del cielo para ver si coinciden en que efectivamente es un nuevo asteroide. Cuando todos coinciden, se convierte en un ‘Descubrimiento Provisional’ y ahí es cuando la NASA lo certifica, lo reconoce y lo identifica”, detalla el pequeño investigador.

El proceso entre el descubrimiento preliminar y el provisional tarda varios meses, por eso, aunque Miguel hizo el hallazgo del asteroide en abril, no fue hasta diciembre que recibió la certificación. “Ahora deben hacer seguimiento a la órbita del asteroide hasta que se conozcan todas sus características, un proceso que tarda años, y luego es que se le puede colocar el nombre y se lo puedo colocar yo”, dice con ilusión.

Un admirador de Elon Musk

“Lo que más me gusta es investigar”, insiste Miguel cuando le preguntan qué es lo que más le llama la atención, además de la astronomía. Sin embargo, comenta  que a medida que ha ido creciendo, sus padres y los docentes de su colegio le han inculcado que a su edad es importante incluir la práctica deportiva para su crecimiento y desarrollo.

“Por eso comencé a practicar tenis y boxeo, también me gusta la música, toco el cuatro [el característico instrumento musical venezolano] y mi música favorita es la de los años 70, 80 y 90“, dice el adolescente, quien confiesa que también le gusta aprender nuevos idiomas, como el inglés y el francés, que estudia desde hace varios años.

Al joven también le interesan la astrofísica, las cosmología, las ciencias planetarias y sobre todo, la ingeniería aeroespacial, una carrera que desea estudiar para convertirse en un profesional y trabajar con la NASA.

Otra de sus metas es conocer y conversar con el director ejecutivo de Space X y TeslaElon Musk. “Él es una inspiración, un modelo a seguir para mí. Ahora es una de las personas más influyentes del mundo, haciendo grandes avances tecnológicos y espaciales. Me gustaría reunirme y conversar con él”.

¿Por qué es importante la exploración espacial?

Para Miguel, la investigación y la exploración aeroespacial es lo que más puede ayudar a la humanidad, tanto en los avances tecnológicos como en su preservación como especie a futuro.

“La gente que dice que los viajes espaciales no aportan está muy equivocada, porque la tecnología que nos ayuda en la vida cotidiana viene de ahí y a veces ni nos damos cuenta. Está en la tecnología de los celulares, en el internet, las comunicaciones, las señales de satélite, las cámaras fotográficas, las laptop, en todo”.

En esa línea, afirma: “La exploración espacial nos va a seguir ayudando a continuar la evolución de la humanidad, a descubrir nuevos territorios, nuevas tecnologías, planetas y galaxias. Hasta que algún día sean comunes los viajes a la Luna, a Marte, los viajes interplanetarios y que incluso exista en el espacio una base donde podamos vivir”.

A mí me encantaría tomar unas vacaciones en el espacio, que podamos llegar a Marte y vivir en una base creada por los astrónomos y que de ahí podamos viajar a otros planetas, que aunque parezcan cosas de ciencia ficción, estamos muy cerca de lograrlo”.

“Quiero dejar una huella en el mundo”

Este venezolano, a su corta edad, sigue trabajando en lograr nuevos hallazgos y alcanzar sus sueños, con el apoyo incondicional de sus padres. “Quiero dejar una huella en el mundo a través de la astronomía, que es el futuro, y le agradezco mucho a mis papás porque sin su apoyo no estuviese donde estoy ahora. Ellos me han apoyado desde muy chiquito en esto, que no es un interés común, y han hecho todo lo posible para brindarme las mejores herramientas y conducirme a mis sueños”.

Miguel agrega que los niños que tienen intereses poco comunes deben mantener vivos sus sueños y trabajar para conseguirlos, sin importar lo que les digan otras personas.

“Yo les digo que sigan creyendo en hacer ciencia, que no les de miedo que les interese algo que no es común en jóvenes de nuestra edad, que sigan estudiando, leyendo, investigando, escuchando conferencias”.

Para hacer ciencia no se necesita un gran telescopio o un gran laboratorio, añade Miguel, quien asegura que lo que se requiere para hacer un descubrimiento científico importante es ser perseverante, constante y dedicado.

En Venezuela, además del descubrimiento de Miguel, la IASC también ha reconocido el hallazgo reciente realizado por los investigadores venezolanos José Ángel Mora Robles, Antares José Mora Sánchez e Isaac Buitriago, del Centro Astronómico Caronte del estado Táchira, quienes lograron localizar una estrella distante ubicada en la Vía Láctea, que se cree podría ser una estrella enana que estaría experimentando un destello masivo.

Fuente: https://actualidad.rt.com/actualidad/414686-miguel-rojas-venezolano-certificado-nasa-descubrir-asteroide

Ingeniera peruana supervisará el lanzamiento del telescopio James Webb de la NASA

Aracely Quispe Neira es ingeniera y jefa de operaciones espaciales en la NASA. Este 25 de diciembre, tendrá un nuevo reto en su carrera.

Irma Araceli Quispe Neira comanda el James Webb.
El telescopio James Webb buscará vida en el universo. | Fuente: Composición

Luego de una cadena de retrasos, la NASA ha confirmado que este 25 de diciembre el telescopio James Webb será lanzado al espacio para iniciar su importante misión científica de exploración. Este hito, importante para la humanidad, será liderada por una peruana.

La ingeniera Astronáutica líder en misiones de NASA, Aracely Quispe Neira, coordinará el lanzamiento del telescopio este sábado.

“Estamos cerca de un día histórico, que para mí representan años de esfuerzo y sacrificio. Si yo pude, tú también puedes lograrlo todo. Solo tienes que proponerte metas claras y trabajar en ellas con convicción y perseverancia. Empieza ahora que el mundo te espera”, señaló Aracely a la Embajada de Estados Unidos en Perú.

El proyecto James Webb ha experimentado numerosos contratiempos desde que comenzó el desarrollo en 1996, debido a varias razones que incluyen un exceso de presupuesto y grandes rediseños.

Después de que las pruebas se suspendieron en 2020 debido a la pandemia de COVID-19, la NASA trabajó para un lanzamiento el 18 de octubre de 2021. Sin embargo, después de las pruebas realizadas por la agencia y el contratista principal Northrop Grumman, se determinó que el telescopio no estaría listo hasta noviembre o diciembre de este año.

Liderazgo nato

Irma Araceli Quispe Neira, apenas egresada como ingeniera de sistemas de la Universidad César Vallejo de Trujillo, viajó a los Estados Unidos para participar en un torneo de karate, disciplina donde ostenta un cinturón negro. Ser una deportista calificada la hizo merecedora de la residencia como “persona con extraordinaria habilidad”. 

En el país norteamericano, Aracely estudió ingeniería astronáutica, en el Capitol College, donde obtuvo grados asociados en Ingeniería Tecnológica Espacial y Eléctrica, lo que le permitió llegar hasta la NASA.

En su historial, integró el equipo de ingenieros de la misión Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) como responsable de controlar y comandar el satélite LRO, que no solo vigila a la Luna las 24 horas del día, sino que transmite datos a la Tierra de manera constante.

“Soy una mujer que tengo algo que contar y sueño con dejar huella a las futuras generaciones”, reconoce.

Aracely cuenta con 7 grados académicos enfocados en Ciencias, Ingeniería Astronáutica e Inteligencia Geoespacial. Aracely trabaja también a través de su marca AQN en proyectos personales enfocados en inspirar, motivar y empoderar a los niños y jóvenes en carreras STEM, especialmente a las Mujeres Latino-Americanas.

Fuente: https://rpp.pe/ciencia/espacio/nasa-ingeniera-peruana-supervisara-lanzamiento-del-telescopio-james-webb-noticia-1376706

Lanzamiento del Telescopio Espacial James Webb

No te pierdas la transmisión en vivo de este evento que está a punto de cambiar nuestra forma de ver el universo, mediante el Facebook del “Instituto de Investigación Astronómico y Aeroespacial Pedro Paulet – UNSA” (IAAPP – UNSA).


La fecha de lanzamiento confirmada  por las agencias: NASA, ESA Y CSA ASC, será el día 24 de diciembre.


Sigue el recordatorio de nuestro evento para mantenerte informado sobre la fecha y hora de lanzamiento del suceso histórico acompañado de comentarios en español.


Enlace:
https://fb.me/e/2NCyoJSCT

LLUVIA DE ESTRELLAS GEMÍNIDAS

Entre el anochecer de hoy y el amanecer de mañana, no te pierdas los días de mejor visibilidad de la lluvia de estrellas Gemínidas. Las Gemínidas son una lluvia de meteoros de actividad alta. Su cuerpo progenitor es el asteroide (3200) Faetón o “el cometa rocoso, cuerpo híbrido entre un cometa y un asteroide” , descubierto en el año 1983.
Los meteoros de esta lluvia tienen un movimiento lento y pueden ser observados durante la mayor parte del mes de diciembre usualmente del 7 al 17 con un pico de mayor actividad la noche del 13 al 14 de diciembre, con una Tasa Horaria Zenital (THZ) de 120-160 meteoros/hora bajo condiciones óptimas.

¿Cómo verlas?

La visibilidad de este evento este año será complicada dada a las condiciones meteorológicas actuales en nuestra ciudad (Arequipa). Sin embargo, si te animas a observar este evento, te recomendamos hacerlo a partir de las 09:00 pm del 13 de diciembre hasta el amanecer del 14 de diciembre en las direcciones E -NE / O – NO, la mejor hora de observación es a las 3:00 am (PD. Toma de guía la salida y entrada del sol en tu lugar de ubicación para identificar el Este y Oeste o descarga la aplicación para tu móvil “Stellarium mobile” para identificar a la constelación de Géminis en el cielo).

Fuente
Instituto de Astrofísica de Canarias
Asociación de aficionados de la astronomía Uruguay

James Webb: la más poderosa “máquina del tiempo” está a punto de comenzar a funciona

Este mes, la NASA lanza al espacio el telescopio James Webb, que será capaz de ver la época en que aparecieron las primeras estrellas y galaxias, así como otros secretos del universo.

Los equipos de ingeniería de la NASA han confirmado con sus últimas pruebas que el telescopio espacial James Webb (JWST), sucesor directo del mítico Hubble, está listo para lanzarse fuera de la Tierra el miércoles 22 de diciembre a las 7.30 a. m. EST (misma hora para Perú) desde el Puerto Espacial de Kourou, ubicado en la Guyana Francesa.

Este observatorio cósmico lleva ese nombre en honor al fallecido James Edwin Webb, quien fue el segundo administrador de la NASA entre 1961 y 1968. Se trata de una misión internacional compuesta principalmente por miembros de las agencias espaciales de Estados Unidos, Europa y Canadá.

“Explorará cada fase de la historia cósmica, desde el interior de nuestro sistema solar hasta las galaxias más distantes del universo temprano, y todo lo que se encuentre en el medio. Webb revelará descubrimientos nuevos e inesperados y ayudará a la humanidad a comprender los orígenes del universo, así como nuestro lugar en él”, se describe en un comunicado de la NASA.

A través de los años, se espera que lo invertido en este nuevo observatorio espacial rinda sus frutos. Foto: NASA

Una mirada al pasado

Entre sus herramientas, el telescopio James Webb cuenta con MIRI, un detector construido para poder ver tan lejos que nos mostrará cómo era el cosmos apenas cientos de millones de años luego del Big Bang o gran explosión, el modelo más aceptado sobre el origen del universo, cuya edad actual se estima en 13.800 millones de años.

Esta nave le dará incontables miradas al universo pasado, en términos astronómicos, como una poderosa “máquina del tiempo” —así lo calificó la NASA—, un proceso bastante difundido.

¿Cómo se explica el funcionamiento de esta “máquina del tiempo”? La información del cosmos llega principalmente por intermedio del reflejo de la luz o su emisión. La luz viaja a una velocidad media de 300.000 kilómetros por segundo en el vacío.

Sin ir tan lejos, nosotros apreciamos al Sol cómo era 8,3 minutos en el pasado porque sus rayos demoran ese tiempo en llegar a la Tierra.

Las galaxias más lejanas, como las que verá Webb, se encuentran a más de 13.000 millones de años luz. Es decir, su luz demoró todo ese tiempo en llegar hasta el telescopio, por lo que las veremos como eran hace 13.000 millones de años.

Desde la perspectiva contraria, un telescopio de una civilización muy lejana que apunta hacia nuestro planeta captaría una época totalmente diferente, como el dominio de los dinosaurios o la evolución lenta de los homínidos.

Además, James Webb ha sido diseñado con un espejo primario de 18 hexágonos, el triple del tamaño que el del Hubble, que juntos forman un espejo primario de 6,5 metros de diámetro. Sus espejos secundarios eliminarán posibles fallas ópticas a fin de dotar a las imágenes de mayor resolución y estabilidad.

Partes del telescopio James Webb. Foto: NASA

Nuevos mundos vistos como nunca antes

Sus cámaras de última generación, así como sus coronógrafos y espectrógrafos que conviven con la nave, reconocerán a objetos astronómicos con iluminaciones débiles. De esta forma, el tránsito planetario de otros mundos quedará plasmado mucho mejor usando a este telescopio revolucionario, cuyo costo de inversión superaría los $ 10 millones.

Se denomina tránsito planetario al paso de un planeta por delante de la superficie de su estrella madre. Se trata del método más efectivo a la fecha para detectar mundos fuera del sistema solar.

Esta animación muestra cómo una caída en el brillo observado de una estrella puede indicar la presencia de un planeta que pasa frente a ella. Foto: Centro de vuelos espaciales Goddard de la NASA

Como esta sonda robótica observará el universo en el espectro infrarrojo, tendrá facilidades en investigar atmósferas de planetas con metano, un gas relacionado a la evolución biológica, es decir, al desarrollo de la vida.

Frente a este método científico citado en el medio The Guardian, el profesor Gillian Wright, director del Centro de Tecnología de Astronomía del Reino Unido en Edimburgo, expresó: “Para empezar, el infrarrojo es la parte perfecta del espectro para mirar a través del polvo, y eso es importante porque las estrellas y los planetas se forman en regiones llenas de polvo”.

Añadió que los datos del observatorio espacial serán “cruciales” y que brindará “una forma importante de ver la formación de planetas prometedores en nuestra propia galaxia”.

¿Qué diferencias hay entre el telescopio Hubble y el James Webb?

El campo de visión de la sonda James Webb será mayor al del telescopio Hubble. Aparte, el espejo primario de la nueva nave es tres veces más grande que el de su antecesor.

Ilustración del espejo primario del James Webb. Foto: NASA

El JWST posee un parasol del tamaño de una cancha de tenis. Este componente crítico sirve para proteger la óptica del telescopio ante cualquier fuente de calor. Mide 21 x 14 m y permanecerá de manera compacta hasta que se abra en el espacio. Las pruebas ya fueron realizadas en la Tierra en 2020.

Solo la base del telescopio espacial James Webb mide 22 x 12 m.; sin embargo, pesa la mitad que el Hubble.

A diferencia del telescopio Hubble, el cual orbita en sincronía con la Tierra, JWST orbitará el Sol a 1,5 millones de kilómetros de nosotros.

Para ser más específicos, JWST se moverá cerca del punto de Lagrange Tierra-Sol (L2).

Un punto de Lagrange es una de las cinco posiciones en un sistema orbital donde un objeto puede permanecer influenciado por la gravedad de dos objetos más masivos.

Por ejemplo, para un satélite artificial, esos objetos son la Tierra y la Luna.

Asimismo, James Webb se enfocará en ver el universo en el espectro infrarrojo; Hubble lo hace en longitudes de onda ópticas y ultravioleta.

Fuente: https://larepublica.pe/ciencia/2021/12/09/telescopio-espacial-james-webb-la-mas-poderosa-maquina-de-tiempo-esta-a-punto-de-comenzar-a-funcionar-nasa/

EL COMETA C/2021 A1 LEONARD

El cometa C/2021 A1 Leonard es un visitante lejano del Sistema Solar, se trata de una enorme roca formada por hielo, polvo y gas que proviene de la nube de Oort, una región que se extiende más allá de Neptuno a casi un año luz de nuestro Sol y rodea a nuestro vecindario cósmico. Hace unos 35,000 años, cuando aparecieron las primeras pinturas rupestres y el tiempo de los neandertales llegaba a su fin, el cometa Leonard se encontraba en el afelio (el punto de su órbita más alejado del Sol), a unos 525 mil millones de kilómetros (unas 3,500 veces la distancia que separa a la Tierra del Sol). Este diciembre, su largo viaje hacia el Sistema Solar interior provocará su máximo acercamiento a la Tierra y será posible observarlo en el cielo nocturno, un evento único en una vida humana.

C/2021 A1 Leonard fue descubierto el 3 de enero de 2021 por Greg Leonard, astrónomo del que tomó su nombre tras avistarlo por primera vez desde el Observatorio del Monte Lemmon en Arizona, Estados Unidos. En aquél entonces, Leonard se encontraba entre las órbitas de Júpiter y Marte viajando en dirección hacia el Sistema Solar interior, a unos 70.6 kilómetros por segundo.

En el hemisferio norte, el mejor momento para observar a Leonard serán los primeros once días de diciembre un par de horas antes del amanecer. Leonard aparecerá en el este en una trayectoria descendente que atravesará la constelación del Boyero, acercándose al horizonte conforme se acerque el 12 de noviembre.

Los últimos reportes e imágenes de Leonard (hasta el 1 de diciembre) muestran una magnitud de 6.5 (a menor número, más brillante), lo que permite observarlo con binoculares o telescopios pequeños. No obstante, se espera que en los próximos días llegue a magnitud 5 y luego 4, lo cual entra en el rango visible para el ojo humano en cielos despejados y oscuros (sin mucha iluminación en la superficie), incluso podría ocurrir un efecto de dispersión que lo haga mucho más brillante de lo esperado.

Este es el “Cometa de la Navidad” que se podrá ver a simple vista en diciembre

El cometa C/2021 A1 Leonard, bautizado por los medios y en redes como el “Cometa de la Navidad”, es un cuerpo celeste que pasa por la órbita de la Tierra cada 80 mil años y que, por su brillo, podrá ser visto a simple vista este domingo 12 de diciembre, coincidiendo con el Tercer Domingo de Adviento.

En un artículo referente a este cometa, National Geographic explicó que los cometas son “visitantes lejanos del Sistema Solar cuya órbita se extiende más allá de Neptuno y demoran decenas, cientos o hasta miles de años en completar un periodo alrededor del Sol”.

“Observar un cometa durante su paso por los planetas interiores de nuestro vecindario cósmico es un evento único que difícilmente coincide con una vida humana”, agregó.

Sin embargo, este mes de diciembre, se tendrá la oportunidad de observar el paso del cometa Leonard, avistado por primera vez el 3 de enero de 2021 desde el Observatorio Mount Lemmon de la Universidad de Arizona (Estados Unidos).

Este fue descubierto por el astrónomo Gregory J. Leonard a inicios de 2021 cuando revisaba fotografías del cielo nocturno. El cometa tomó el nombre de C/2021 A1 Leonard en honor del científico.

El cuerpo celeste, bautizado como “Cometa de Navidad” por algunos medios y en redes sociales, viaja rumbo al sol a 70.6 kilómetros por segundo y para noviembre de este año ya ha alcanzado la distancia de Marte.

National Geographic explicó que el objeto astronómico está formado “por polvo, hielo y rocas”, e indicó que se trata “de un cometa de periodo largo, es decir, que proviene de la nube de Oort y su periodo orbital se extiende aproximadamente unos 80 mil años”.

La nube de Oort es una agrupación de 100 mil millones de cuerpos celestes hechos de rocas, hielo y polvo, que se ubica más allá de Plutón, a casi un año luz del sol. Fue descubierto en 1950 por el astrónomo holandés Jan Hendrik Oort.

Los científicos han informado que el “Cometa de la Navidad” llegará a su perigeo —la menor distancia con la Tierra—, el 12 de diciembre a las 7:54 a.m. (hora de México), a 34.9 millones de kilómetros, unas 91 veces más lejos de la Tierra que la Luna.

Luego de ello, el cometa alcanzará el 3 de enero de 2022 el perihelio, su menor distancia con el sol, para luego salir del Sistema Solar.

Se estima que el 12 de diciembre y los días previos, si las condiciones meteorológicas lo permiten, se podrá observar el cometa a simple vista antes del amanecer. 

Fuente: https://www.aciprensa.com/noticias/este-es-el-cometa-de-la-navidad-que-se-podra-ver-a-simple-vista-en-diciembre-37472

Todo a punto para que el James Webb desvele los secretos del Universo

El telescopio espacial James Webb está listo. NASA ha dado vía libre a un lanzamiento programado el 22 de diciembre a las 7:20 am EST, después que los equipos de ingeniería completaran las pruebas adicionales para garantizar que el problema detectado la semana pasada en una banda de sujeción no dañó ningún componente. Las operaciones de abastecimiento de combustible han comenzado y se terminarán el 5 de diciembre. Si no se encuentran problemas en las últimas pruebas, el objeto espacial no tripulado más caro y complejo de la historia será lanzado a las puertas de la Navidad.

Un lanzamiento muy importante para el que tendrá el honor de suceder al ya mítico Hubble, todo un regalo para la exploración espacial durante tres décadas, pero cuyos resultados palidecerán si el James Webb cumple con sus ambiciosos objetivos: estudiar las primeras estrellas y galaxias que se formaron en el universo temprano tras el Big Bang; descubrir cómo evolucionaron las galaxias en los primeros tiempos; cómo las estrellas y sistemas planetarios nacen en las nubes polvorientas y la búsqueda de huellas químicas de vida en satélites como Encelado y la composición de las atmósferas de los exoplanetas, que podrían revelar biofirmas de vida extraterrestre.

James Webb

Cuando el telescopio espacial remonte el vuelo gracias al impulso de un cohete Arianne 5 más de uno no lo podrá crear ante los numerosos retrasos en su construcción y lanzamiento debido a su gran complejidad y exponencial aumento de costes sobre lo inicialmente previsto. Hubo amenazas de cancelación, controversias políticas y otras tribulaciones, incluyendo la retirada de otros proyectos menores de las agencias espaciales para poder aumentar el presupuesto de este ingenio.

Ni siquiera el mismo nombre del telescopio se ha librado de la polémica, ya que grupos de científicos acusaron al ex-administrador de la NASA del mismo nombre, de expulsar a gays y lesbianas de sus puestos en la agencia espacial en las décadas de 1950 y 1960 y por ello pidieron el cambio del proyecto. Un extremo que negó NASA y el nombre se mantiene.

El telescopio ha sido construido y será operado conjuntamente por la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense bajo un proyecto que comenzó hace treinta años, poco después del lanzamiento del Hubble. Su sobrecoste se ha disparado y la inversión se elevará a cifras cercanas a los 10.000 millones de dólares. En unos meses comprobaremos si ha merecido la pena, pero a poco que cumpla como el Hubble los científicos esperan rentabilizar los costes. Los aficionados a la astronomía lo esperamos con entusiasmo.

James Webb

Cuando el tamaño importa

El James Webb es un artilugio colosal. Tan inmenso, que no tenemos lanzadores espaciales preparados para elevarlo a los cielos y una parte de sus componentes se desplegarán una vez situado en su órbita. Todo en el Webb es enorme y el denominado parasol, encargado de proteger el conjunto y mantener los espejos y los instrumentos científicos a temperaturas cercanas al cero absoluto, tiene el tamaño de una cancha de tenis.

Y qué decir de los 18 hexágonos que forman el espejo primario de 6,5 metros, casi el triple que el del Hubble. El telescopio también dispone de otro grupo de espejos secundarios y terciarios para eliminar aberraciones ópticas, y un espejo adicional de dirección que puede ajustar su posición automáticamente varias veces por segundo para dotar de estabilización a unas imágenes que se esperan de una resolución y nitidez nunca vistas.

Todo a punto para que el James Webb desvele los secretos del Universo 31

Además, su conjunto de cámaras, espectrógrafos y coronógrafos de última generación acoplados deberían ser capaces de permitir la observación de objetos débilmente iluminados cerca de una estrella al bloquear su luz en una técnica que se utiliza para estudiar la atmósfera solar.

Hay que decir que el telescopio funcionará de manera diferente al Hubble y a la mayoría de telescopios terrestres, ya que no estudiará la parte visible del espectro electromagnético. Por el contrario, observará el Universo en el infrarrojo cercano y en el medio, a longitudes de onda más largas que la luz visible. «Hay muchas razones para esto«, dicen los astrónomos. «Para empezar, el infrarrojo es la parte perfecta del espectro para mirar a través del polvo, y eso es importante porque las estrellas y los planetas se forman en regiones llenas de polvo. Entonces, si deseamos comprender dónde y cómo se están creando otros sistemas solares, el James Webb debería proporcionarnos datos cruciales«. 

Además, las atmósferas de los planetas que podrían contener sustancias químicas como el metano, un gas asociado con los procesos biológicos que podrían indicar si son capaces de sustentar la vida, también se estudian mejor mediante la recopilación de radiación infrarroja. Teniendo en cuenta que la luz se vuelve más débil y roja cuanto más atrás se mira en el Universo hasta que su longitud de onda alcanza la parte infrarroja del espectro, «si queremos estudiar cómo se formaron las primeras estrellas, agujeros negros y galaxias, necesitamos un telescopio infrarrojo«, explican.

Todo a punto para que el James Webb desvele los secretos del Universo 33

Los observatorios terrestres pueden operar en estas longitudes de onda y algunos lo hacen, pero situar unas ojos por encima de la atmósfera de la Tierra, que bloquea gran parte de la radiación infrarroja que nos llega desde el espacio, es un salto de nivel enorme para cumplir los objetivos que ha recordado la NASA: «Explorará cada fase de la historia cósmica, desde el interior de nuestro sistema solar hasta las galaxias observables más distantes del universo primitivo y todo lo que se encuentre en el medio. Webb revelará descubrimientos nuevos e inesperados y ayudará a la humanidad a comprender los orígenes del universo y nuestro lugar en él«.

Lanzamiento y despliegue

Si su desarrollo y construcción han estado llenos de avatares, todavía hay problemas a superar hasta que el James Webb opere a plenitud de rendimiento. Arianespace, el proveedor de servicios del lanzamiento del telescopio, tiene preparado en la Guayana francesa un cohete Arianne 5 para subirlo a los cielos. El cohete ha efectuado 111 despegues desde 1996, 106 de ellos exitosos. Además, sus fallos se produjeron al principio del desarrollo del cohete. Pero todo lanzamiento tiene sus riesgos.

Todo a punto para que el James Webb desvele los secretos del Universo 35

Y una vez lanzado hay otros aspectos a superar, ya que el telescopio ha sido diseñado para funcionar sin ninguna perspectiva de ayuda práctica de los humanos. Al contrario del Hubble, que situado en órbita terrestre baja ha recibido varias operaciones de reparación y servicio, alguna de ellas crítica, in situ, mediante los transbordadores y sus astronautas, que de no haberse realizado hubieran dejado el Hubble prácticamente acabado.

Y es que el Webb se lanzará directamente a una órbita de transferencia de precisión en el segundo punto de Lagrange (L2) entre la Tierra y el Sol. A una distancia de alrededor de un millón y medio de kilómetros es un punto ideal para observatorios espaciales y además, será más fácil mantener frío al James Webb ya que ha sido diseñado para funcionar alrededor de -233°C para que sus instrumentos no generen señales de calor falsas que complicarían la recepción de una radiación infrarroja llegada desde el extremo del Universo.

Y todavía faltará el despliegue de sus componentes. En su viaje de meses a su hogar en Lagrange 2, el telescopio irá desplegando componentes lentamente mientras navega por el espacio. Los primeros serán las enormes hojas de papel de aluminio, tan delgadas como una oblea y tan grandes como un campo de tenis, que actuarán como sombrillas gigantes, el gran parasol.

Todo a punto para que el James Webb desvele los secretos del Universo 37

El siguiente en aparecer será el espejo principal del James Webb, el corazón del telescopio que recogerá la radiación infrarroja de todo el universo. Siete veces más grande que el espejo del Hubble, simplemente es demasiado grande para colocarlo como un solo elemento y de ahí sus 18 hexágonos que se desplegarán como flor en flor y se unirán automáticamente.

Esos dos componentes son los principales, pero aún quedarán otros que activar. Todo lo que tiene que ver con este despliegue, este autoensamblaje automatizado sin precedentes, tendrá que funcionar a la perfección porque la ayuda humana en la práctica no será posible. Todo el proceso tardará alrededor de seis meses en completarse y solo entonces descubriremos si se trata de uno de los triunfos tecnológicos del siglo XXI o un desastre devorador de dólares.

El cumplimiento de objetivos, tan espectaculares como obtener imágenes de las primeras galaxias que se formaron después del Big Bang, entrar en las nubes formadoras de estrellas o estudiar los exoplanetas, tendrá que hacerlo en solo unos diez años, menos de un tercio de la vida útil del Hubble. Después, se quedará sin combustible y no podrá mantenerse en su posición en L2. Entonces se desviará de su curso y se convertirá en la pieza de basura espacial más cara jamás construida. 

Más allá del James Webb

Otro de los grandes proyectos en telescopios en ponerse en marcha debe ser el Magellan (Giant Magellan Telescope o GMT). Es un telescopio terrestre que tendrá la capacidad de estudiar la luz estelar que pasa a través de las atmósferas de exoplanetas cercanos, dando información sobre su composición. Tendrá siete espejos de 8,4 metros que se combinarán para crear un ojo colosal de 25 metros de diámetro. Se está construyendo en Chile. Otros dos de su tipo (terrestres) serán aún mayores, el Telescopio de Treinta Metros en Hawai de un consorcio internacional y el Observatorio Europeo Extremadamente Grande que también se situará en y medirá 39 metros. Ninguno son reemplazos al James Webb. 

Más allá de los telescopios terrestres, el proyecto que apunta mayor interés es el Nancy Grace Roman. Conocido inicialmente como WFIRST (Wide Field Infrared Survey Telescope) es un observatorio espacial diseñado para desentrañar los secretos de la energía oscura y la materia oscura, así como la búsqueda y visualización de exoplanetas, recogiendo como el James Webb la radiación infrarroja.

Todo a punto para que el James Webb desvele los secretos del Universo 39

Se lanzará en esta década compartiendo espacio con el James Webb, pero será más poderoso y el primero que verdaderamente permitirá a los científicos buscar con precisión agua, metano, dióxido de carbono y otros gases que indiquen la presencia de actividad biológica, probando la existencia de otros mundos fuera del Sistema Solar con la capacidad de albergar vida. Seguramente ese gran sueño del ser humano todavía está lejos, pero cada vez más cerca.

Fuente: https://www.muycomputer.com/2021/12/02/james-webb-preparado/