IAAPP

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN ASTRONÓMICO Y AEROESPACIAL PEDRO PAULET

El propulsor láser con el que podemos llegar a Alfa Centauri en solo 20 años

Una nave espacial en forma de vela que teóricamente es capaz de recoger la energía emitida por unos potentisimos láseres que la propulsarán a gran velocidad por el espacio

Foto: Ilustración de cómo podría ser una nave espacial de este tipo. (NASA)

Con la tecnología actual tardaríamos 6.000 años en recorrer los 41,2 billones de kilómetros de distancia que nos separan de la estrella más próxima al sistema solar: Alfa Centauri. Pero unos investigadores australianos acaban de presentar un nuevo método que aseguran puede reducir ese tiempo a solo 20 años.

“Para cubrir las enormes distancias entre Alfa Centauri y nuestro propio Sistema Solar, debemos pensar de forma innovadora y forjar un nuevo camino para los viajes espaciales interestelares”, afirma el Dr. Chathura Bandutunga, investigador de la Universidad Nacional de Australia (ANU), y autor principal del descubrimiento.

La propuesta del equipo de Bandutunga es desde luego interesante aunque no del todo innovadora. Han tomado como modelo un motor teórico conocido como propulsor de haces de luz que utiliza la energía emitida por una fuente externa a la nave para propulsarse. Y que el físico Robert L. Forward adaptó en 1989 a un concepto que utilizaba una vela solar para recoger la energía proveniente de un rayo láser.

Profesor Philip Lubin explica las posibilidades de este sistema de propulsión fotónica

Los investigadores australianos piensan que una nave espacial ultraligera puede actuar como vela y captar la energía que proviene de un conjunto de potentes láseres situados en la Tierra para propulsarse. “Una vez en camino, la vela volará por el vacío del espacio durante 20 años antes de llegar a su destino”, asegura Bandutunga.

Uno de los grandes problemas de esta tecnología es lo mucho que la atmósfera afecta a la luz. Impidiendo potencialmente que los láseres apliquen la fuerza necesaria para empujar una nave espacial. Algunos científicos han sugerido como solución ubicar el sistema de lanzamiento en la Luna, pero el coste sería desorbitado.

Bandutunga y su equipo han encontrado una solución a este problema invirtiendo las ópticas adaptativas que utilizan los telescopios para compensar la distorsión atmosférica. Y sugieren montar un pequeño láser en un satélite y apuntarlo hacia la Tierra para medir los efectos atmosféricos en tiempo real, permitiendo así que los láseres situados en tierra se ajusten y puedan alcanzar la sonda espacial.

“Nuestra propuesta utiliza una guía láser. Se trata de un pequeño satélite con un láser que ilumina el conjunto desde la órbita terrestre. Cuando la guía láser atraviesa la atmósfera en su camino de vuelta a la Tierra, mide sus cambios”, afirma el Dr Bandutunga. “Hemos desarrollado el algoritmo que nos permite utilizar esta información para corregir la luz saliente del conjunto”.

Otro problema es la potencia de esos láseres instalados en la Tierra y su capacidad para actuar todos a la vez como si fueran uno. Científicos en estudios anteriores han determinado que esta potencia debe ser de 100 GW, unas 100 veces la capacidad de la mayor batería del mundo en la actualidad. Echando cuentas, los investigadores australianos han estimado que necesitarán aproximadamente 100 millones de láseres distribuidos en un área de un kilómetro cuadrado.

Bandutunga y el coautor, el Dr. Paul Sibley, no lo ven como un gran problema. “Sólo necesita funcionar durante 10 minutos a plena potencia”, han asegurado en declaraciones a IFLScience. “Así que imaginamos una batería o unos supercondensadores que puedan almacenar la energía acumulada durante varios días y liberarla de repente”.

Este descubrimiento ha sido publicado en la revista Journal of the Optical Society of America B y parte de una iniciativa llamada Breakthrough Starshot: un conjunto de programas científicos y tecnológicos financiados por el millonario ruso-israelí Yuri Milner, que investigan la presencia de vida en el Universo.

El siguiente paso, según los investigadores, es empezar a probar algunos de los componentes básicos de este concepto en un entorno controlado de laboratorio. También afirman que se está trabajando a nivel internacional para encontrar soluciones a otros problemas de esta tecnología. “Será emocionante reunir estas soluciones para hacer realidad el proyecto”, asegura el Dr Bandutunga, que también imagina cómo sería la misión de esta nave si pudiera llevarse a cabo: “durante su sobrevuelo de Alfa Centauri, grabará imágenes y mediciones científicas que transmitirá a la Tierra”.

Fuente: https://www.elconfidencial.com/tecnologia/novaceno/2021-06-13/proponen-metodo-viajar-alfa-centauri-20-anos_3128428/